jueves, agosto 5

La Vida de los Peces

Era uno de esos cines antiguos,
con butacas grandes y posabrazos
de madera.

El lugar estaba frío y no más
de veinte personas trataban
de hacer parecer el lugar
un poco más acogedor.

Se proyectó la historia
en esa gran pantalla blanca,
fue como estar ahí,
fue como verte ahí.

Desgarradores noventa minutos
que me transportaron al pasado
volviendo a sentir tu partida.

No estaba solo y aunque tenía
mis recuerdos en la piel,
no pude llorar.

Caminé lentamente desde Suecia
por Coyancura donde un día nos
separamos, Lyon y mi calle
favorita Darío Urzúa hasta mi casa.

Habré cruzado con solo un par
de personas en el trayecto de esa
fría noche.

Mucho tiempo para pensar,
reflexionar y efectivamente llorar.

Al día siguiente volví al cine,
me senté en la misma butaca
y se proyectaron los mismos
desgarradores noventa minutos
del día anterior. Puse la misma
atención, sentí el mismo dolor
y lloré todo lo que no pude llorar
anteriormente, estaba solo.


el.yau

8 comentarios:

Topacio dijo...

Estremecedor… Tengo la curiosidad de saber qué película era, pero eso sólo te pertenece a ti. Lo peor de estar solo es sentirse solo.

Besos.

el.yau dijo...

Bella Topacio, el nombre de la pelicula le da el nombre a mi fragmento, te la recomiendo totalmente.

Besos!

luna dijo...

Hola Yau,triste película y a la vex hermosa pues recordates un pasado que te hizo feliz y desgraciado a la vez,pero pienso que es muy bueno desahogarse pués descarga todo lo que llevas dentro y esto te hACE que te encuentres mucho mejor,sonrie a la vida y tómalo como una experiencia más de tu história y aceptala como aceptamos a la vida con sus altos y bajos,pero siempre con la sonrisa en la boca.

besitos

luna

Natalia Lepe dijo...

Aun no veo la pelicula...lo unico que se me ocurre decir es que así como el amor corona tambien nos crucifica....cariños amigo!

Natalia Lepe dijo...

ya po....exijo q re aparezcas!! te gusta exijir a ti no mas!

Topacio dijo...

Conmovedor poema. Me ha encantado volverlo a leer porque te he imaginado, he imaginado también el cine al que yo acudía en otro tiempo y en otro lugar. Era como el que describes. Intentaré ver esa película “La vida de los peces”.

Un beso.

buscadora del ser dijo...

yo lloro en soledad...me hago fuerte en cada lágrima y vuelvo a regalar sonrisas.

TriniReina dijo...

A veces no lloramos por no tener privacidad. Afortunado fuiste con hacerlo al día siguiente, porque a veces, un buen llanto, lava como ninguna otra cosa al alma.

No he visto la peli, pero sé que hay peliculas en que nos vemos reflejados.

Abrazos